National Organization for Women

Search:


Sign up:

to choose from our lists


Bookmark and Share Share/Save    email thisSend   printable versionPrint      Shop Amazon
National NOW Times >> Summer 2006  >> Article

La oposición de NOW a los proyectos de ley de inmigración emana de sus principios feministas, de los derechos civiles y de la decencia humana.

International Women's Day Delegation to Venezuela

Vicepresidenta Ejecutiva Olga Vives hace un discurso en una manifestación en frende del Capitolio de los Estados Unidos el día 24 de abril.

by Campbell Roth, Publications Coordinator; translated by Olga Vives, Executive Vice President

In English

Millones de inmigrantes y defensores de sus derechos se tomaron las calles en abril y mayo para protestar contra los intentos del Congreso de "reformar" las leyes actuales de inmigración con propuestas crueles y punitivas. La Organización Nacional para las Mujeres (NOW, en inglés) emitió declaraciones y difundió acciones de alerta entre sus miembras, en oposición a los proyectos de ley a medida que éstos surgían de los comités, tanto de la Cámara de Representantes como del Senado, manifestando que el debate en cuestión es "racista y aislacionista" y desconoce los valores humanos de los trabajadores inmigrantes y de sus familias, y su contribución a la economía y a la sociedad de nuestra nación.

La Vicepresidenta Ejecutiva de NOW, Olga Vives, quien inmigró desde Cuba en 1961, ha venido participando activamente en el presente debate sobre inmigración y ha intervenido en varias de las manifestaciones que tuvieron lugar en Washington, DC y Nueva York durante esta primavera.

"En las últimas décadas, particularmente desde 1996, Estados Unidos de América ha adoptado políticas de inmigración que hacen cada vez más difícil a los trabajadores inmigrantes alcanzar un estatus legal", señaló Vives. "Es claro que hoy, los políticos buscan castigar a los indocumentados, en lugar de abrir una vía favorable a la residencia y la ciudadanía para aquellos que viven y trabajan en Estados Unidos. Las propuestas actuales, en particular la HR4457, el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes, hacen énfasis en el cierre de las fronteras y en la deportación de millones de personas indocumentadas, calificándolas como delincuentes y no como personas que están en Estados Unidos para trabajar para sostener a sus familias".

"NOW encuentra que el debate actual carece de la tolerancia y sensibilidad necesarias para hacer frente a la situación de millones de personas, cuyas vidas y las de sus familias dependen del trabajo que realizan en Estados Unidos. Se puede ver que el Congreso de hoy busca dividir a la nación instigando desdén y temor hacia los inmigrantes, en lugar de aceptarlos como participantes valiosos en esta economía, esta sociedad y este país."

La inmigración es un tema que afecta en gran parte a las mujeres, ya que más de la mitad de los casi 12 millones de indocumentados son mujeres y niños. Las mujeres inmigrantes son mucho más vulnerables a la explotación, el abuso y las violaciones a los derechos humanos en Estados Unidos y enfrentan dificultades específicas debido a la desigualdad que existe entre el hombre y la mujer, así como también por las responsabilidades adicionales hacia la familia y el hogar. Algunas mujeres vienen a Estados Unidos a trabajar en el servicio doméstico o a ser cuidadoras, con salarios por debajo de lo normal y viviendo en las sombras. Muchas de ellas dejan a sus hijos bajo el cuidado de familiares en sus países de origen mientras trabajan aquí para tratar de sacar a sus familias de la pobreza que de otra manera experimentarían. La posibilidad de convertirse en trabajadoras legales mejoraría sus vidas y las de sus familias, ya que podrían obtener trabajos mejor remunerados y con beneficios, y eventualmente lograr la reunificación familiar.

"George W. Bush y la derecha radical están utilizando a la inmigración como "tema de campaña" para las elecciones del 2006, de la misma manera que lo hicieron con el aborto y el matrimonio entre parejas del mismo sexo durante las elecciones del 2000 y 2004", afirmó Vives. "Esta vez los proponentes de esta legislación cruel e injusta buscan explotar la amenaza del "terrorismo" como razón para levantar murallas hacia el sur, aun cuando hasta el momento no existe ninguna evidencia de que por la frontera mexicana hayan intentado ingresar terroristas. Estos, o bien han nacido en Estados Unidos como Timothy McVeigh, o han ingresado al país legalmente como los terroristas del 11 de septiembre".

Una política de inmigración generosa y justa sería aquella que abra camino hacia la residencia permanente y la ciudadanía durante un período de amnistía. Los inmigrantes indocumentados podrían así legalizar su situación migratoria, un método que se ha aplicado con anterioridad en forma exitosa. También deben revisarse las cuotas de inmigración para permitir una manera más equilibrada de controlar la inmigración desde México y América Latina.

Finalmente, Estados Unidos necesita analizar los impactos negativos de los tratados de comercio como NAFTA y CAFTA, así como también de las políticas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que en muchos casos no sólo no han contribuido a crear crecimiento económico y empleo al sur de la frontera, sino que por el contrario, han exacerbado la pobreza en aquellos países e incrementado la riqueza de las multinacionales que se benefician de esos acuerdos.

"Nuestro llamado es por una reforma migratoria que no convierta en delincuentes a los inmigrantes indocumentados ni a las personas y organizaciones que les prestan servicios; que no levante murallas al sur, ni promueva el odio, las tácticas vigilantes y la servidumbre, y que en cambio, haga frente a las políticas económicas que exacerban la pobreza que se padece en sus países y valore el trabajo y las contribuciones de los inmigrantes que trabajan y levantan sus familias aquí en Estados Unidos", dijo Vives, "La mayoría de los inmigrantes vienen a este país en busca de una vida mejor, en busca de una oportunidad para trabajar y prosperar. Esa ha sido la historia de la inmigración en Estados Unidos y continúa siéndolo. Este país se ha construido sobre las espaldas de los inmigrantes de todo el mundo, incluyendo aquellos que vienen de nuestros vecinos al sur. Como personas quienes vivimos en este país y miembros del continente, también nosotros SOMOS América."

Bookmark and Share Share/Save    email thisSend   printable versionPrint


give to NOW


NOW websites

Say It, Sister! Blog

NOW Foundation

NOW PACs

NOW on Campus

stay informed

Like us on Facebook Follow us on Google+ NOW's Flickr Photostream NOW's YouTube Channel
Support NOW with your purchase of print-to-order NOW products! Visit our store
shop amazon
amazon.com Support NOW by shopping at Amazon.com!
 
 
 

Actions | Join - Donate | Chapters | Members | Issues | Privacy | RSSRSS | Links | Home

© 1995-2012 National Organization for Women, All Rights Reserved. Permission granted for non-commercial use.